Cómo pulir aluminio de tu cocina con ingredientes caseros, te sorprenderán cuando vea los resultados!

Anuncios

El aluminio es un metal liviano que puede requerir un cuidado especial al limpiarlo. Conviene que recuerdes limpiar con regularidad algunos utensilios de cocina como ollas y jarrones, por ejemplo,  para evitar la acumulación de suciedad. Esto también ayuda a prevenir la acumulación de óxido de aluminio, una forma de corrosión que puede afectar la integridad del metal.

Debido a que el aluminio es un metal blando, en cualquier método de limpieza que utilices, primero tenés que frotar delicadamente el metal para devolver su aspecto brillante.

Existe una gran diversidad de productos para la limpieza del aluminio y así como otros pulidores de metal. Sin embargo, también podés usar ingredientes que tengas a mano. Estos métodos caseros funcionan de manera muy eficaz para limpiar aluminio y otros metales, devolviéndoles su brillo original. De igual manera, funcionan si el objeto en cuestión tiene manchas o algunos puntos específicos que deben ser atendidos.

Recordá siempre: antes de aplicar cualquiera de estos métodos, realizá una prueba en un lugar poco visible. Si, además de estos métodos, utilizás otros productos como pulidores de metal comerciales, no te olvides de leer y seguir paso a paso las instrucciones de la etiqueta.

Anuncios

Cómo pulir aluminio con vinagre, harina y sal

– Colocá 1 cucharada de sal en 1 taza de vinagre blanco.
– Prepará una pasta añadiendo harina poco a poco mientras se mezcla bien.
– Aplicá la pasta sobre el metal con un paño, verificando que no cause daño a la superficie.
– Dejá la pasta actuar por lo menos 15 minutos y, de ser posible, 1 hora.
– Enjuagá con agua tibia.
– Secá y pulí el aluminio con una franela suave.

Cómo limpiar aluminio con kétchup

Por increíble que parezca, el kétchup es un recurso excelente para quitar la oxidación del cobre. El siguiente método se recomienda, sobre todo, para áreas y objetos pequeños.

– Cubrí el objeto a pulir con una capa fina de kétchup.
– Dejá reposar de 15 a 20 minutos, si no se observan efectos adversos.
– Frotá vigorosamente con un paño suave.
– Enjuagá inmediatamente.
– Secá y pulí con una franela o toalla suave.

Puedes repetir cualquiera de estos dos procesos si es necesario. Si los llevás a cabo con regularidad, antes de que el aluminio comience a opacarse, te asegurás de que todos tus objetos se encuentren siempre en buen estado y luciendo como nuevos. Es así de fácil.

Anuncios

Fuente: cleanipedia.com

(Visited 2,200 times, 1 visits today)
Loading...

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *