Atendió a una mujer que estaba llorando en la heladería, y semanas después recibió esta nota de su jefe

Anuncios

Parece obvio que cuando se trabaja frente al público hay que tener buenos modales, ser amable y educado. Pero, por desgracia, esto en muchas ocasiones no es así. La historia de este joven de tan sólo 16 años, es un ejemplo a seguir para muchos adultos en este mundo y, que no tienen gestos como el que ha tenido este chico…

Durante décadas, la heladería Whitey en Moline ha sido un establecimiento muy querido en este vecindario de Illinois.

Su gerente, Rhonda Van Dyck, ha inculcado siempre a su personal un sentimiento de bondad y generosidad, que se ha difundido entre sus clientes habituales.

En 2015, Brenden McGee tenía 16 años y consiguió su primer trabajo en esta heladería tras terminar el colegio.

Fue su primer trabajo “real”, pero no le costó mucho acostumbrarse a las normas de amabilidad del establecimiento.

Cuando sólo llevaba tres semanas trabajando, un día llegó una mujer llorando mientras él estaba en su turno.

Tardó un poco en poder hablar debido a sus lágrimas, pero Brenden enseguida se dio cuenta de que la pobre cliente quería pedir un batido.

KWQC

Brenden se lo dio y le dijo, “Tu pedido corre de mi cuenta, que tengas buena noche.” La mujer le sonrió al adolescente entre sus lágrimas, y luego se marchó. Brenden lo tomó como un pequeño gesto de bondad, por lo que rápidamente lo olvidó y volvió a la normalidad.

Anuncios

Unos días más tarde, esa misma mujer volvió a Whitey y pidió hablar con el gerente de Brenden. En un primer momento, el gerente estaba preocupado por si la mujer quería poner una queja.

Pero ella le contó que estaba de luto debido a la muerte de su marido y lo estaba pasando mal. La mujer se sintió tan conmovida por el gesto del chico que le pidió al gerente que se lo reconociera. Este le dijo que no tenían empleado del mes en el establecimiento, pero que iba a informar a la oficina sobre el acto de bondad de Brenden.

KWQC

El personal administrativo de Whitey colocó una nota en el expediente del empleado y además le colocaron un letrero hecho a mano, lo que hizo muy feliz a la mujer.

Dos meses después de que esto ocurriera y su acción se hiciera viral, a Brenden le diagnosticaron cáncer; pero eso no le impidió continuar teniendo gestos de bondad.

Gente de todo el mundo donó dinero por su causa a través de la plataforma GoFundMe y Facebook y por suerte, en marzo de 2016, tras varias sesiones de quimioterapia, Brenden anunció que estaba libre de cáncer.

Anuncios

Fuente: http://www.littlethings.com/teen-ice-cream-kindness/ Visto en: http://rolloid.net/este-chico-atiende-una-mujer-llorando-una-heladeria-pide-hablar-jefe-elogiarlo/

(Visited 39,065 times, 1 visits today)
Loading...

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *